Aeroyoga

Aeroyoga® utiliza la suspensión y la ingravidez en un columpio especial para fomentar creatividad, desbloqueo, tonicidad, definición muscular y rejuvenecimiento.

Esta disciplina prevé tres niveles de intensidad: nivel cero o restaurativo, apto para toda la población –incluidas las embarazadas–, en el que el cuerpo fluye sin esfuerzo, al estar en contacto con el suelo y solo una parte en placentera ingravidez; nivel uno o pilates aéreo, que contempla posturas cerca del suelo y en contacto con éste, y finalmente el nivel dos –también llamado aeroyoga acrobático–, totalmente en ingravidez y por tanto, el más exigente físicamente.

En cualquiera de los casos, las posturas se enlazan coordinadas con la respiración consciente y además, los ejercicios se pueden complementar incorporando pesas o aplicando piedras calientes sobre el cuerpo.

Contribuye a reforzar la musculatura, estirar la espalda, tonificar y redefinir el cuerpo, reactivar la circulación y el aparato respiratorio, fortalecer las articulaciones, subir la autoestima, combatir el estrés y los miedos…
Son muchos los beneficios para la salud física y mental que ha demostrado la práctica del aeroyoga.
De hecho, el método se ha ido enriqueciendo con las aportaciones de médicos y fisioterapeutas a lo largo de los últimos diez años, e incluso en 2018 mereció el reconocimiento de la Fundación Ramón y Cajal por su contribución a mejorar el bienestar de las personas.

Ven a una clase  y experiméntalo: clases  y horarios