Beneficios Terapia Ayurveda

 

Beneficios 

  • Refuerzo del desarrollo espiritual y una mayor armonización íntegra del paciente.
  • Mejora del sistema inmune, postura corporal y la estructura ósea.
  • Aumento de la flexibilidad de los músculos.
  • Mayor capacidad para eliminar las toxinas, debido a que el masaje ayurvédico trabaja con el sistema linfático y con el sanguíneo.
  • Elimina la fatiga
  • Relajación profunda del sistema nervioso, que produce una relajación generalizada.
  • Ayuda a combatir el estrés y la ansiedad.

 

Sin embargo, como sucede con otros muchos masajes, existen contraindicaciones que pueden hacer que el masaje ayurvédico no se pueda practicar, o se deba hacer de una manera menos profunda. son la fiebre, las enfermedades infecciosas o contagiosas, o tener la menstruación,  así como en el caso de los pacientes que padecen trombosis, en los que ha de haber un cuidado especial.

 

Elimina el exceso de aire: Las siguientes prácticas y emociones o los excesos en la alimentación incrementan el dosha del aire (vata) y pueden causar dolor en los músculos y en las articulaciones : esfuerzo constante del sistema nervioso, ansiedad, consumir alimentos que se han guardado muchas horas después de cocinados, ausencia de hambre, ayuno, represión voluntaria de cualquier urgencia que sienta el cuerpo, crujido de las articulaciones, nerviosismo, hablar en exceso, uso excesivo de alimentos picantes, astringentes o extremadamente amargos. El reumatismo y la ciática son dos de las enfermedades más comunes causadas por una perturbación del aire.

Mejora la vista: la energía primaria de los ojos deriva del elemento fuego. Los desórdenes del estómago en los que el fuego del digestivo es intenso provocan la mayoría de las afecciones oculares, aunque también un fuego poco intenso puede generar perturbaciones. El estreñimiento constante, la indigestión, la acidez de estómago y la perturbación de pitta (bilis) deterioran la vista.

Fortalece el cuerpo: friccionar el cuerpo con aceite de masaje y presionarlo resulta muy beneficioso ya que se incrementa la circulación y el movimiento de los fluidos vitales y al mismo tiempo se estimula la circulación de la energía pránica. El cuerpo y el sistema inmunológico se vuelven fuertes y se incrementan la resistencia, la vitalidad y la virilidad.

Aumenta la longevidad: el masaje crea un equilibrio electroquímico en el cuerpo. Cuando el sistema inmunológico se fortalece y las toxinas son eliminadas, se incrementa la longevidad de forma natural. Un aumento de acidez reduce la duración de la vida y por ello, la química de nuestra sangre debe ser más alcalina que ácida. La ansiedad y el estrés desgastan el sistema y aumentan su acidez. Al equilibrar los tres doshas aumentamos la duración de nuestra vida. El aceite absorbido protege la piel contra la deshidratación y la ayuda a retener la cantidad necesaria de humedad en su superficie. A edad avanzada esta humedad disminuye, la piel se reseca y el cuerpo no recibe suficiente energía del entorno.

Induce el sueño y los sueños: el masaje en general y el de la cabeza en particular resulta efectivo para inducir el sueño. Al friccionar, golpetear y presionar suavemente el cuerpo especialmente los pies se puede calmar una mente inquieta.

Fortalece la piel: el masaje con aceite suaviza la piel y le confiere un brillo especial. La aplicación regular fortalece la piel y elimina la sequedad, primer signo del aire (vata) perturbado del cuerpo. Los individuos cuya pakriti o tipo constitucional es vata presentan una piel seca y áspera ; para ellos el masaje es esencial. Para aquellos cuya pakriti es pitta o kapha y que por lo tanto tienen una piel aceitosa, el masaje es la única solución cuando sobreviene una perturbación del aire y sequedad de la piel. Este último síntoma puede deberse también a la ansiedad y la preocupación, el trabajo mental y al vivir en casas con calefacción central. La piel de las personas dominadas por vata absorbe más aceite que la piel de otros tipos de temperamento. La piel, como un espejo, refleja el estado general del cuerpo físico.

Proporciona resistencia frente a la falta de armonía y a las enfermedades: al friccionar el cuerpo con una presión soportable se genera mayor resistencia frente a las enfermedades. El masaje estimula la producción de anticuerpos y fortalece los siete componentes vitales del cuerpo, los dhatus. La fuerza que proviene de los dhatus confiere tolerancia, indulgencia y paciencia ; estas cualidades pueden salvarnos de la aflicción, la agonía, la adversidad y la ansiedad. Los anticuerpos fortalecen el sistema inmunológico y los aceites otorgan fuerza a los nervios.

Calma las dolencias causadas por el aire y la mucosidad: el masaje con aceite es el único remedio efectivo para aliviar las enfermedades causadas por una perturbación del aire (vata) ; es también eficaz en el tratamiento de las dolencias provocadas por un desarreglo de la mucosidad (kapha).

Mejora el color y la textura de la piel: Al friccionar la piel con aceite, ésta adquiere una mejor textura, un brillo saludable y se fortalece.

Mejora el sistema linfático: el ayurveda considera que la linfa es de naturaleza kapha. La palabra kapha se traduce generalmente como mucosidad o flema pero su significado abarca también los líquidos linfáticos. El sistema linfático no es un sistema independiente, actúa como complemento de la sangre y corre paralelo al sistema circulatorio. La linfa recoge los materiales del líquido del tejido, elimina las bacterias y los devuelve al flujo sanguíneo. El tejido linfático que se encuentra en los ganglios, el bazo y la glándula timo tienen la función de proteger el cuerpo de células y sustancias extrañas. Cuando se estimula el flujo linfático con un aceite de masaje, puede vigorizar la química de la sangre y ayudar a que el cuerpo se desintoxique por sí mismo, eliminando las toxinas a través del sudor y de la orina.